Martin Klimas fotografía la música

¿Qué aspecto tiene la música? Ciertamente no el de un montón de notas y frases como que se ha creído tradicionalmente. En realidad se parece más a una pintura tridimensional de Jackson Pollock. Las imágenes de multicolores pegotes de pintura, son del hombre al que llaman el “Jackson Pollock en 3D“, el artista Martin Klimas; especializado, según él, en “detener el movimiento”.

Para averiguar qué pinta tiene el sonido, Klimas colocó pintura en una película de plástico transparente sobre el diafragma de un altavoz… y estos son los espectaculares resultados

Klimas color

Entonces sólo tuvo que elegir una canción y subir el volumen, haciendo que las salpicaduras de colores saltaran al compás de la música, a la vez que lo captaba con una cámara. Su lista de reproducción varía de Miles Davis a KarlheinzStockhausen o Kraftwerk.

Klimas color2

Con todo, Klimas necesitó alrededor de 6 meses y 1.000 intentos para terminar la serie en su estudio en Dusseldorf, Alemania. Dice que le debe sus trabajos a la influencia de Hans Jenny, el padre de la cimática, el estudio de las ondas sonoras y la vibración.

Klimas color3

Aunque mejor no intentéis esto en casa, chicos/as. Él reventó dos altavoces durante la elaboración de esta serie.

Klimas color4

 

Klimas color5

 

Klimas color6

 

Klimas color7

 

Klimas color8

 

Klimas color9

 

Klimas color10

 

Klimas color11

 

Klimas color12

 

Klimas color13

Fuente: culturainquieta.com

 

Anuncios

La importancia de la acústica

El sonido ambiente de una sala es muy importante a la hora de grabar o reproducir algún tipo de sonido, ya que éste puede cambiar completamente de un lugar a otro.

El director Vincent Rouffiac ha publicado un vídeo, con una fantástica edición, en el que ha colaborado el cantante Joachim Müllner, demostrando el poder de la acústica en 15 espacios diferentes.

Tomad nota, y tened siempre en cuenta los “problemas” acústicos a la hora de planificar vuestros trabajos…

Cinco errores al usar micrófonos

Como ya os hemos comentado muchas veces en las clases prácticas, existen como consecuencia de la mala práctica y de la observación errónea, una serie de fallos que se pueden cometer pensando que con ello usamos los micrófonos de una manera adecuada.

Alguno de los expertos de sonido de Shure nos explica cuáles son los más habituales y de qué forma podemos corregirlos. Existen mitos que es mejor quitarse de encima cuanto antes.

  • Colgar los micrófonos sobre el amplificador de la guitarra

En muchas ocasiones se utiliza esta técnica como sustituto de un soporte para micro. El problema es que, usando tanto un micro direc­cional como un cardioide, la respuesta en frecuencia cambia en función de tus movimientos (hacía delante o a los lados).

La intensidad de este efecto puede variar en función del fabricante, pero tu micrófono sonará siempre mejor frontalmente que desde los lados. Presta atención al patrón polar de tu micro y aprovéchalo al máximo. Shure fue la primera empresa que desarrolló un verdadero micrófono unidireccional en 1939 y la cápsula Shure Unidyne (como la que se usa en el SM58) sigue siendo una referencia.
  • Tapar la cabeza del micrófono

Pensarás que estás a la última o que vas a lanzar una nueva moda. Pero para tu ingeniero de sonido… ¡serás la peor pesadilla!: estarás bloqueando la parte trasera de los puertos de la rejilla del micrófono, esenciales para el patrón polar y para la respuesta en frecuencia. Un buen sonido es, seguramente, más importante que un estilo ‘guay’.

  • Usar por defecto el micrófono más caro

¡A todo el mundo le ha pasado alguna vez! Acabas de comprarte el último modelo de micrófono y lo usas para “absolutamente todo”. Pero la realidad es que no siempre hay una correlación evidente entre el precio del micrófono y el resultado que obtengas.

Evidentemente la calidad del micro siempre estará relacionada con su precio, pero, a veces, aunque tu micrófono de condensador de gama alta suene de manera espectacular a una voz, puedes darte cuenta que, con otras voces, vendría mejor un micrófono dinámico. Por ejemplo, John Lennon siempre grababa sus canciones con el SM57 de Shure.

  • Demasiados micros

Es un error muy común usar muchos micrófonos pensando que obtendrás un sonido más completo cuantos más micrófonos coloques. Lamentablemente, y debido a la cancelación de fase, el resultado es muchas veces el opuesto. La coherencia de fase se debe tener en cuenta a la hora de usar varios micrófonos, para que el sonido obtenido no suene “vacío” debido a las frecuencias canceladas entre sí.

  • El síndrome de la ‘colocación vaga’ del micrófono

Prestar poca o ninguna atención a la colocación del micro, o tener la actitud de ‘esto lo arreglaremos en la mezcla’ es un problema recurrente. Los programas actuales de grabación han facilitado mucho el poder ‘esconder’ grabaciones de mala calidad o sacar el máximo provecho de una situación “al límite”.

Nuestro consejo: ahórrate dolores de cabeza y hazlo bien desde el principio. ¡El resultado será siempre mejor!

Escáner de una canción…

Lo habitual cuando uno va a hacerse una tomografía por resonancia magnética es que los doctores se pongan serios y le pidan al paciente que se esté muy quietecito.
En esta ocasión, sin embargo, lo que los investigadores de la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign, querían contemplar eran los movimientos de los músculos de la cabeza y la garganta mientras alguien canta.
Así que como veis, la tomografía deja de ser algo muy serio y se convierte en toda una “oda” a la ciencia entonada por un gran cerebro sin rostro. La cosa tiene además su guasa, porque la canción elegida (por si no la habéis reconocido) es la célebre “If I only had a brain” (Si solo tuviera un cerebro) que cantaba Hunk el Espantapájaros en la célebre película El Mago de Oz de 1939 (en realidad la melodía de presentación era igual, variando solo la letra, para los otros dos acompañantes de Dorothy: el león cobarde y el hombre de hojalata sin corazón).
Por lo que puedo ver, el objetivo de los investigadores era comprobar si cantar en un coro puede fortalecer las voces de las personas que viven en residencias de ancianos. Normalmente los vídeos captados mediante tomografías tienden a ser muy lentos, así que para lograr grabar este ágil “cante” hizo falta que un equipo de ingenieros en electrónica diseñara un escáner capaz de grabar a 100 frames por segundo, que es diez veces más rápido que la velocidad habitual en estas máquinas.

Fuente: Maikelnai´s Blog

El sonido de un espacio vacío

Para los puristas, la música es música y el ruido es ruido, pero ¿qué pasa cuando el ruido es música?
En The sound of empty space (El sonido del espacio vacío), el artista sonoro Adam Basanta crea un trío de sistemas incompletos para dirigir una orquesta de feedback harmónica.
Los micrófonos, amplificadoress y altavoces de Basanta generan frecuencias que se remodelan a través de algoritmos informáticos y se afinan mediante movimientos cinéticos. “Al construir sistemas tecnológicos con fallos, negando el potencial que se espera de ellos para la comunicación, el oído desvía su atención al espacio vacío entre los componentes”, explica el artista.
En The loudest sound in the room (El sonido más alto en la sala) Basanta utiliza el espacio vacío de una sala encerrando un chirriante sistema P.A. de 120dB dentro de un acuario insonorizado. Al lado de este caos controlado, Pirouette, “como si fuera una bailarina de tamaño real encima de una caja de música”, emite una “versión esquelética” del tema principal de El lago de los cisnes de Tchaikovsky a través de un micrófono que gira con gracia.
Por último, el sistema Vessel del artista capta la acústica natural de botes de cristal a través de una monodia de feedback cinética mutable entre un altavoz y un micrófono.
A continuación lo puedes escuchar: 

El sonido de los árboles

Usando el lector de una Playstation Eye, Bartholomäus Traubeck usó su tocadiscos para registrar los datos mientras giraban de los anillos de un tronco, que previamente había cortado en una fina lámina; para, acto seguido, almacenarlos en un ordenador.
Después, usó un programa que seguramente conoceréis llamado Ableton Live para “traducir”, vía MIDI, los anillos en música con el instrumento que se eligiese (siendo este un piano). Aunque el árbol por el mismo no es musical, el proceso involucrado para crear  “Years” es como una traducción, tomando algo físico y convirtiéndolo en sonido.

//player.vimeo.com/video/30501143

La creatividad es un paso más de vuestro “proceso profesional”, ¿seríais capaces de imaginar y plasmar algo así?

Así se hacen las vávulas de vacío de audio

La válvula electrónica, también llamada válvula termoiónicaválvula de vacíotubo de vacío o bulbo, es un componenete electrónico utilizado para amplificar, conmutar, o modificar una señal eléctrica mediante el control del movimiento de los electrones en un espacio “vacío” a muy baja presión, o en presencia de gases especialmente seleccionados.
 
La válvula originaria fue el componente crítico que posibilitó el desarrollo de la electrónica durante la primera mitad del siglo XX, incluyendo la expansión y comercialización de la radiodifusión, televisión, radar, audio, redes telefónicas, computadoras analógicas y digitales, control industrial… etc.
 
El ocaso de esta tecnología comenzó con la invención del transistor y el posterior desarrollo de componentes de estado sólido que eran mucho más pequeños, baratos y fiables que la válvula. Sin embargo hoy en día aún sobrevive en ciertas aplicaciones específicas, donde por razones técnicas resultan más conveniente.
 
Como ya se os explicó en la clase de “Micrófonos”, en nuestro caso, en el mundo del sonido, los equipos que utilizan válvulas lo hacen porque producen una distorsión armónica que realza los armónicos pares, que resultan tremendamente agradables al oído humano. Sin embargo, su uso está desaconsejado en determinados ámbitos ya que son muy frágiles y, por ejemplo, en la carga y descarga de material en un concierto… podrían romperse.
 
Si queréis saber como se fabrican… mirad este vídeo.
 

 

Instrumentos 3D. ¿El futuro de los músicos?

La era de las impresoras 3D está entre nosotros.
Todos los días, empresas, proyectos de crowfunding y emprendedores intentan encontrar el perfecto negocio para estas máquinas milagrosas. En Suecia, un grupo de estudiantes de la Lund University han encontrado una nueva forma de mostrar que esta nueva tecnología puede cambiar el mundo: dieron el primer concierto utilizando estrictamente instrumentos hechos con impresión 3D. Los instrumentos fueron diseñados por Olaf Diegel, un maestro de la impresión 3D y profesor de la universidad.
La banda tiene una batería, teclado, bajo electrico, guitarra electrica, todos utilizados por estudiantes de Lund University’s Malmö Academy of Music.
El profesor tiene ocho diferentes diseños de guitarras que vende como su propia línea de instrumentos musicales: Odd Guitars ofrece prototipos de teclados, baterías, y hasta un saxofón.

Podríais pedir vuestra propia guitarra 3D completamente personalizada y en este mismísimo momento, pero os costaría unos 3.000 dólares de base, y unos 3.500 a 4.000 dólares completamente personalizada.

Claro que también podríais esperar unos años e imprimirla vosotros mismos…

¿Será este el futuro de la música? Solo el tiempo lo dirá…

Fuente: Redinnova

Música a cámara lenta

Slow motion, ralentí o cámara lenta es un efecto visual que permite retrasar artificialmente una acción con el fin de aumentar el impacto visual o emocional. La cámara lenta se obtiene rodando una escena con un número de imágenes por segundo superior a la velocidad de proyección. Al pasar el registro con un número de imágenes por segundo normal, la escena, más larga, da la impresión de desarrollarse lentamente.
El austríaco August Musger inventó este método en 1904. Se utiliza generalmente en producciones cinematográficas como películas o videos musicales, en retransmisiones deportivas, anuncios de televisión y en aplicaciones científicas (por ejemplo en balística o para estudiar fenómenos naturales dividiendo su formación).
Una vez sabido esto, ¿alguna vez os hebéis preguntado como se comportan los instrumentos musicales cuando los percutimos, golpeamos o frotamos? Se os ha explicado en clases teóricas de la Escuela, pero… ¿lo habéis visto con vuestros propios ojos?

Aquí tenéis una serie de vídeos para descubrirlo y que, sin duda, os dejarán con la boca abierta…

 Cuerda de violín oscilando al ser frotada
Espectacular plato de batería golpeado
Diapasón
Arpa de cristal

//player.vimeo.com/video/57452085  Cuerdas frotadas de un violoncello 

Y el más espectacular de la mano de Metallica y el programa Time Warp de Discovery Max…
Guitarras, Bajos, Baterías, Contrabajos, Violines y pianos percutidos…

 

Fuente: Classic FM

Probando aviones en una cámara anecóica

Como muchos ya deberíais saber, una cámara anecoica o anecoide es una sala diseñada para absorber en su totalidad las reflexiones producidas por las ondas acústicas o electromagnéticas en cualquiera de las superficies que la conforman (suelo, techo y paredes laterales). A su vez, la cámara se encuentra aislada del exterior de cualquier fuente de ruido o influencia sonora externa. La combinación de estos dos factores implica que la sala emule las condiciones acústicas que se darían en un campo libre, ajeno a cualquier tipo de efecto o influencia de la habitación fruto de dichas reflexiones.
Cámara Anecóica
Se ha establecido incluso, mediante experimentos en la cámara anecóica de los Laboratorios Orfield (Minnesota, Estados Unidos), basada en el sistema box-in-box y que figura en los Récord Guinness por absorber el 99,99% de los sonidos, que el ser humano no puede permanecer dentro de una de estas salas más de 45 minutos pues “escuchar” tanto silencio puede llevar a cierto grado de locura.

Bien, pues resulta que otra de estas salas es la Instalación Anecoica Benefield, y es la cámara de este tipo más grande del mundo. En ella se prueban los equipos electrónicos de numerosos aviones principalmente del ejército estadounidense. Mide 84 metros de largo, 76 metros de ancho y 21 metros de alto, y toda ella está cubierta por más 816.000 pirámides de espuma capaces de absorber una gran cantidad de ondas electromagnéticas. Su objetivo es evitar las reverberaciones y convertir el espacio que ocupa en un lugar casi completamente libre de eco.

 
Prueba con aviones en Benefield
En esta cámara anecoica se prueban todo tipo de emisores y receptores de ondas electromagnéticas con modelos a escala natural y un ambiente totalmente controlado, sobre todo para sistemas de aviación, aunque entre sus clientes también se encuentran fabricantes de coches, como BMW, y se ha utilizado en el rodaje de películas como Armageddon y Transformers.
Si queréis ver más imágenes espectaculares de la sala, pinchad aquí.
Fuente: Revolt