Demostrado: el Sonido configura nuestro cerebro.

Todo parte de un estudio sobre el procesamiento auditivo del sonido y como se pueden establecer biomarcadores para comprender el proceso de alfabetización en la edad preescolar.

journal.pbio.1002196.g002.PNG

Pero vayamos por partes. La comunicación a través de los sonidos es un proceso maravilloso que ocurre todos los días de nuestras vidas. El lenguaje hablado llega a los oídos de quien escucha en la forma de ondas de sonido que el sistema auditivo transforma en ondas cerebrales. Pero entender y decodificar el sonido escuchado no es suficiente para garantizar que su sentido será entendido. Para que esto suceda, nuestro cerebro tiene que aprender y adaptarse. Este proceso de aprendizaje modela la manera en que el cerebro conecta los sonidos a significados y es crucial para los niños, ya que el cerebro en crecimiento necesita procesar una multitud de sonidos diferentes en un tiempo dado, necesita separar significados del ruido y registrar los sonidos con sentido del lenguaje para usos futuros.

El relacionar el sonido con significados, es decir con el sentido de una palabra, es una de las tareas más exigentes que nuestro cerebro tiene que desarrollar, y la falta de habilidad para procesar de forma adecuada el sonido está ligada con mucha frecuencia a problemas de aprendizaje y lectura.

Artículo del blog Cierta Ciencia, de la genetista Josefina Cano aquí.

 

Anuncios

Lo último en materiales absorventes: las paredes vegetales

Ya se había demostrado que las paredes vegetales ayudan a eliminar la contaminación urbana y a enfriar los edificios en verano. Ahora, una ingeniera agrónoma de la Universidad del País Vasco ha constatado que, además, tienen un gran potencial de absorción de ruido, por lo que podrían ser utilizadas como aislante acústico en las ciudades.

barreras-verdes-contra-el-ruido-6428

Investigadores de la Universidad de Almería, en colaboración con la Universidad del País Vasco y la Universidad Politécnica de Cataluña, han analizado por primera vez las paredes vegetales –muros cubiertos de plantas- como aislante acústico en las carreteras y han concluido que estas barreras naturales reducen hasta la mitad el ruido que produce el tráfico gracias la capacidad de las plantas de absorber los sonido.

Los estudios comenzaron en el laboratorio mediante análisis realizados en una cámara de reverberación, una cámara cuyas paredes poseen materiales que reflejan el ruido del mismo modo en todas las direcciones, y utilizando varias frecuencias.

pg_out4.pdf

De esta manera se comprobó que las paredes vegetales tienen muy buen rendimiento tanto en frecuencias altas como en bajas en lo que a disminución de ruido se refiere. Otros materiales utilizados en edificios, sin embargo, sólo tienen un buen rendimiento en frecuencias altas o bajas. También se estudió el comportamiento que podrían tener las paredes vegetales como aislante acústico colocando unos módulos vegetales en una pared del laboratorio, y midió el nivel de aislamiento del ruido con los resultados mencionados.

Las paredes vegetales analizadas en la Universidad del País Vasco se componían de módulos vegetales: las plantas eran introducidas en cajas de polietileno, y se mantenían mediante irrigación orgánica, es decir, alimentadas y regadas por medio de un sistema similar al hidropónico, que usa disoluciones minerales en vez de suelo agrícola, utilizado en invernaderos. Si quieres saber más sobre como se hicieron los estudio acústicos sigue el siguiente enlace.

Fuente: Science Direct

Yamaha lanza la primera barra de sonido con Dolby Atmos

La nueva barra YSP-5600 cuenta con 44 altavoces array, doce de los cuales son responsables exclusivamente de reproducir por encima de nuestras cabezas el sonido en movimiento Dolby Atmos.

Barra Yamaha YSP-5600 con Dolby Atmos

Coincidiendo con IFA, en Berlín, Yamaha ha presentado la primera barra de sonido dotada con Dolby Atmos.

Durante más de diez años, Yamaha ha estado ofreciendo la solución perfecta para salas en las que por razones del espacio prohibían la instalación de una configuración de altavoces envolventes que crearan un sonido envolvente real. YSP-1 fue la primera barra de sonido de la compañía con esta tecnología innovadora, y ahora, el nuevo YSP-5600 lleva la tecnología a un nivel completamente nuevo.

Como se mencionó ayer en la conferencia que dio Jorge Sánchez de la UEM sobre “Sonido Inmersivo” en BITAM, la YSP-5600 es la primera barra de sonido en el mundo que es capaz de reproducir el nuevo formato de sonido Dolby Atmos, sin la necesidad de añadir sonido envolvente adicional. La capacidad de ofrecer sonido Dolby Atmos en un formato sencillo: se activa por altavoces 44 array dentro de la barra de sonido, doce de los cuales son responsables exclusivamente de reproducir por encima de nuestras cabezas el sonido en movimiento Dolby Atmos. El sistema se apoya en dos subwoofers incorporados que proporcionan una experiencia de nítidos graves. Y además, gracias al sistema de calibración patentada IntelliBeam, se configura de acuerdo con las condiciones acústicas de cada habitación.

Esta barra permitirá disfrutar de un verdadero sonido envolvente sin altavoces traseros e integrada directamente en la red MusicCAST. De esta manera, se puede acceder a todo el contenido disponible y reproducirlo en excelente calidad.

Barra Yamaha YSP-5600 con Dolby Atmos

 

El sonido, el futuro del almacenamiento digital.

Las ondas de sonido podrían alimentar los discos duros del futuro. Hoy os traemos lo último en tecnología, un disco duro que funciona con ondas de sonido y que podría ser el futuro del almacenamiento digital.

El cuello de botella para el rendimiento de nuestros dispositivos de almacenamiento de información siempre ha sido el hardware. Las expectativas que hace años se pusieron en las Solid State, los conocidos SSD,  desterrando a los antiguos HDD, hard disc drive, parece que no se cumplen y el tiempo en el que los datos son procesados y transferidos siguen pareciéndonos eternos. Pasamos de partes mecánicas a magnéticas, donde cables más pequeños que el cabello humano, nanocables, transmiten la información pero, y ahí es donde se produce el problema, una gran consumo eléctrico, esto genera calor y reduce la eficiencia de energía, que afecta a la vida de la batería.

disco duro

Pero ahora llega el sonido. Investigadores en la Universidad de Sheffield y de la Uparecen haber encontrado una solución sorprendente usando ondas sonoras.  Han estado investigando métodos para mover la información a través de los cables, y han concluido que utilizar ondas sonoras puede ser una gran opción. Tras varias pruebas han descubierto que si se expone un lado de los cables a un sonido agudo y el otro a uno grave, los datos se mueven muy rápido, además de que esto permite mover los datos en una dirección o en otra según en qué lado se aplique el sonido grave y en cuál el agudo, algo que no es posible de otra forma.

Según sus cálculos, utilizando este método pueden mover los datos a 160 km/h a través de los cables, pero los investigadores han dicho que su objetivo es alcanzar velocidades 10 veces mayores.
El otro gran punto a favor de este sistema es su bajísimo consumo de energía, que permitiría mejorar la duración de las baterías de nuestros dispositivos. Nuestra necesidad de almacenar datos está creciendo a un ritmo asombroso. A nosotros, como técnicos de sonido, nos entusiasma la idea de que estos prototipos experimentales puedan definitivamente alimentar los discos duros de un futuro cercano.